Close

23 marzo, 2020

Más Allá De Las Señales

Lunes 23 Marzo

Juan 4, 43-54

 

~ El funcionario le dijo:

“Señor, baja antes que se muera mi hijo”.

Jesús le dijo: “Vete, que tu hijo vive” ~

 

Jesús da vida a ese hijo del funcionario real. Lo hace fuera del marco institucional y a distancia. Es la segunda gran señal ––después de la de Caná––, con la que manifiesta la gloria y el amor de Dios, que se propone salvar incluso a los no judíos.

El funcionario creyó en la Palabra de Jesús y constató, a su regreso a casa, que en Jesús, Palabra y obra van unidas.

En la actualidad, nosotros somos capaces de constatarlo. Es verdad. La Palabra de Jesús se actúa a través de signos y milagros que nos muestran la presencia de su Reino.

Hoy podemos poner a prueba nuestras búsquedas de Dios. Incluso del modo en que lo hizo el funcionario real: primero buscó a Jesús sólo por su poder curativo, creyendo que podría curar a su hijo; luego confió-creyó en su Palabra y, al final, le creyó a Él, creyó en su persona; tanto, que junto con toda su familia creyó en Él.

Es probable que de allí en adelante, aquel funcionario no volviera a buscar a Jesús solamente por un servicio o milagro, sino por amor a su persona, a su proyecto, a su ofrecimiento de vida.

Más allá de su poder curativo, está la persona de Jesús, que no solo quiere salvar nuestra vida temporal, sino la vida definitiva.

¡Creámosle para recibir su vida nueva!

 

Oración:

Señor Jesús, ¡cuánto deseo que sanes a mi familia! Sería muy sencillo para ti actuar tu Palabra y hacer que mis seres queridos estuvieran mejor. Ayúdame a buscarte hoy y siempre, no como un simple funcionario real, sino como un amigo. Enséñame a creerte y a seguirte para que, junto con mi familia, experimentemos que tu Palabra nos salva. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *