Close

2 diciembre, 2020

Sacia Nuestras Hambres

Miércoles 2 Diciembre

Mateo 15, 29-37

 

~ Pusieron al centro lo único que les quedaba:

siete panes y unos cuantos peces ~

 

 

El milagro de la multiplicación de los panes, con los que Jesús alimentó a una multitud hambrienta, puede despertar en nosotros la decisión de hacer algo concreto por los demás.

Jesús aquí no nos dio una receta útil para resolver el drama del hambre. Más bien, nos enseñó que no podemos permanecer indiferentes ante la tragedia de los que sufren hambre y sed.

La crisis económica en la que tantos vivimos, tiene su raíz en la crisis de amor y de solidaridad; quizás también en una crisis de identidad humana.

La figura del pan compartido, preanuncia el pan de la Eucaristía. Si estamos dispuestos a servir como don para los demás, estaremos viviendo la auténtica religión de Cristo.

Aunque el alimento con el que contamos personal y familiarmente parezca mínimo para paliar las necesidades de los demás, si un poco de eso que tenemos lo ponemos al centro y lo ofrecemos a Dios, seremos testigos del milagro del amor de Dios. Veremos una nueva multiplicación de nuestros dones.

En el mejor momento de nuestra vida: ¡Cuánta paz podemos encontrar si somos sensibles con los más desprotegidos!

Si queremos entender más sobre los sentimientos de Jesús cuando sintió compasión por la gente que lo seguía, pensemos que esa gente no solo lo seguía por hambre de pan, sino por hambre de felicidad, de justicia y de paz.

¿Cuáles son mis hambres en este día?

 

Oración:

Señor Jesús, Tú que eres el mejor alimento, a la hora de la miseria y la desolación, nútrenos en familia y en la comunidad donde trabajamos. Sacia los más nobles deseos que anidan en nuestro interior. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *